Vamos al cine

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutube

sexo en el cine

Hace unos meses alguien propuso en un foro recrear ideas sobre una situación tórrida en un cine. Hubo buenas propuestas. Esta es la mía.

 

-Hoy te llevo al cine. Arréglate.

Al oír estas palabras sabías que no iba a ser una sesión de estreno, por eso, decidiste estrenar el conjunto de lencería que él te había regalado.

La sala estaba en penumbra. Él se detuvo a buscar los mejores sitios. Con una sola mirada lo tuvo claro.

-Vamos -dijo mientras te dejaba pasar delante.

Poco a poco os vi, acercándoos hasta deteneros a mi lado. Tú me miraste de arriba a abajo. Yo te miré de abajo a arriba. Te sentaste coqueta haciéndote notar e inspiré profundamente tu perfume para que lo notaras.

Las luces se apagaron y comenzó la película. La de la pantalla y la nuestra.

Noté tu rodilla contra la mí, buscándose. Habías separado tus muslos y tu falda se subió lo justo para mostrar la fantasía de tus medias. Mi mano hipnotizada siguió tus señales buscando la piel de tu cálido muslo. La tuya, sutil, se apoyó en mi entrepierna ya prominente.

De reojo pude ver que tu otra mano hacía lo mismo con él y la suya también se deslizaba por tu otro muslo. Al instante, recostados, nuestros sexos enhiestos en tus manos y mis dedos, buscándote, tropezaron con los de él.

Amablemente apartó tus braguitas para dejarme paso hacia tus delicias. Mis dedos se empaparon de ti. Los tuyos jugueteaban con mis lágrimas.

Poco a poco te inclinaste hacia mi polla erecta hasta apresarla con tus labios. Él aprovechó para levantarte del todo la falda.

Pronto sentí sus embestidas a través de tu boca. Detrás sentimos la presencia de dos hombres de pie, observando, masturbándose. Tu boca se volvió ávida. Tu sexo flotaba en el de él.

Todo se volvió irreal y tan real al mismo tiempo. Él explotó en ti guturalmente. Tú explotaste en él ruidosamente. Yo exploté llenándote de sabor y sensaciones.

Saciada te diste la vuelta incorporándote y, tomando nuestros testigos en tus manos, les llevaste al infinito para que dieran fe de que había sido cierto.

Tras un fundido en negro aparecieron unas letras luminosas: TO BE CONTINUED.

Facebooktwittergoogle_plusmail

Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *