Microrelato carvanelesco

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutube

retrato carvanelesco

 

Mientras pagaba, y al entregármela, la dependienta susurró, rozando mi mano con su dedo y clavando sus misteriosos ojos en mí:

Questa sera, dal Palazzo dei Dieci Savi sotto Ponte di Rialto, a le otto. Porte la maschera…

Facebooktwittergoogle_plusmail

Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *